grupo social ONCE

LA AUDIODESCRIPCIÓN EN ESPAÑA

Patricia Sanz Cameo, Directora General Adjunta de Servicios Sociales para Afiliados

Durante los últimos 19 años la ONCE ha apostado claramente por el programa de audiodescripción, como uno de los más demandados por la población con discapacidad visual española. Para evidenciar el volumen del que estamos hablando en cuanto al número de préstamos efectuados por las videotecas de la ONCE durante los últimos cuatro años, resaltar que ascienden a más de 37.000.

La audiodescripción es tan antigua como el hecho de que las personas que ven les cuenten a las personas ciegas lo que sucede a su alrededor. Este hecho fue constatado en 1975 por un profesor universitario norteamericano, Gregory Frazier, quién al ver como la mujer de un amigo ciego le explicaba una película en el cine, tuvo la idea de hacer accesibles las producciones audiovisuales a este colectivo de personas. Frazier con la Ayuda de August Coppola (que era el hermano del famoso Director de cine Francis Ford-Coppola) pusieron en marcha la audiodescripción que, una vez trasladada a Europa por sus alumnos, posibilitó la accesibilidad a las producciones audiovisuales para todas las personas con discapacidad visual.

Desde el punto de vista estrictamente sonoro, en España debemos remontarnos a las emisiones radiofónicas de novelas y obras de teatro que durante varias décadas del pasado siglo amenizaron las tardes y noches en buena parte de los hogares españoles. En estas producciones radiofónicas, que iban dirigidas a todos los radioyentes con independencia de que vieran o no, además de escuchar los diálogos de los actores, un narrador ponía en situación, explicando en qué circunstancias se producía la acción.

La audiodescripción es el sistema adoptado por los países desarrollados para permitir el acceso de las personas con discapacidad visual a las producciones audiovisuales: películas, obras teatrales, programas de televisión y obras expuestas en museos. Añade una serie de informaciones sonoras adicionales que explican a las personas ciegas o deficientes visuales las acciones, gestos, escenarios, vestuarios y otros aspectos relevantes que ayuden a comprender mejor la trama o contenido de la obra.

Desde un punto de vista científico, será la Norma UNE 153020 la que por primera vez definirá con precisión la Audiodescripción como “El servicio de apoyo a la comunicación que consiste en el conjunto de técnicas y habilidades aplicadas, con objeto de compensar la carencia de captación de la parte visual contenida en cualquier tipo de mensaje, suministrando una adecuada información sonora que la traduce o explica, de manera que el posible receptor discapacitado visual perciba dicho mensaje como un todo armónico y de la forma más parecida a como lo percibe una persona que ve”.

En España, en el año 1988 la ONCE llevó a cabo un proyecto de investigación denominado Sonocine, que permitió realizar las primeras audiodescripciones, aunque no será hasta 1994 cuando los Servicios Culturales de la ONCE pusieron en marcha el programa AUDESC que posibilitó la creación de guiones cinematográficos y documentales, y llevó la Audiodescripción a los Teatros.

Las dos primeras iniciativas exitosas que planteó el programa AUDESC fueron: la creación de guiones audiodescritos de películas para la puesta en marcha de videotecas accesibles en préstamo en todos los Centros de la ONCE, y la firma de convenios de colaboración con organismos públicos para llevar la audiodescripción a los teatros, haciendo accesibles algunas funciones previstas en sus programaciones.

Para ello, durante los últimos 19 años la ONCE ha apostado claramente por este programa, como uno de los más demandados por la población con discapacidad visual española.

Para realizar la audiodescripción teatral es preciso contar con equipos técnicos, guionistas, locutores, técnicos y empresas de producción audiovisual, y también se ha trabajado intensamente para facilitar gratuitamente a los afiliados a la ONCE numerosas películas, series, documentales y cortometrajes en formato de uso doméstico (cintas VHS y discos DVD), en calidad de préstamo.

Para evidenciar el volumen del que estamos hablando en cuanto al número de préstamos efectuados por las videotecas de la ONCE durante los últimos cuatro años, resaltar que ascienden a más de 37.000.

Con la llegada del siglo XXI, la accesibilidad se ha convertido en un derecho exigible para todos los ámbitos de la vida diaria y para los medios audiovisuales. El concepto de diseño para todos supone que también las producciones audiovisuales deben ofrecerse de forma normalizada para toda la población, con independencia de que los espectadores vean o no.

Los últimos diez años han visto progresar la accesibilidad mediante la audiodescripción, promovida por la ONCE, en los siguientes ámbitos de actuación:

Extensión de la audiodescipción a los contenidos de la televisión. El apagón analógico de 2010 le ha dado un impulso inicial a la accesibilidad a la televisión, mediante la audiodescripción de sus programas. La Ley General de Comunicación Audiovisual establece unos porcentajes obligatorios para los canales públicos y privados de carácter estatal que emiten en abierto (Televisión Digital Terrestre), si bien resulta necesario presionar a los poderes públicos para que se cumplan dichas obligaciones legales.

.- Apertura de una sala cinematográfica en Madrid (Cine Roxy B) que ofrece estrenos de películas con audiodescripción en todas sus sesiones. Esta iniciativa se podrá extender a corto plazo a otros cines que dispongan de proyectores digitales.

.- DVDs accesibles a la venta. Otra importante iniciativa promovida en este caso por empresas privadas, es la creciente oferta de DVDs a la venta que incorporan audiodescripción en castellano en uno de sus canales de sonido.

.- Posibilidad de incorporar la audiodescripción a los contenidos ofrecidos mediante streaming por Internet (películas y teleseries).

.- A lo largo de este año (con el objetivo de mejorar la prestación de este servicio), desde la Dirección de Autonomía Personal, Atención al Mayor, Ocio y Deporte se han realizado las siguientes iniciativas:

  • Establecimiento de nuevos contactos con empresas teatrales para la extensión de la audiodescripción y la programación de nuevas representaciones accesibles.

  • Puesta en funcionamiento de una dirección específica de correo electrónico para que los usuarios puedan sugerir nuevas producciones audiodescritas. 

  • Investigación para la realización de audiodescripción teatral pregrabada.

  • Investigación para la aplicación a la audiodescripción de las nuevas tecnologías.

Desde el Área de Servicios Sociales de la ONCE nos ha parecido de especial relevancia destacar en esta ocasión la historia, trayectoria y alcance de la audiodescripción, por ser un aspecto aún desconocido por algunos de nuestros afiliados, que nos facilita mucho la vida y posibilita que podamos compartir en igualdad de condiciones con el resto de la población, la asistencia a una sala de cine y a una representación teatral, sin olvidar el disfrute de una película en el entorno doméstico, pudiendo apreciar en ella todos aquellos detalles que la ausencia de visión no nos permitiría percibir sin esta inestimable ayuda.

  • Logotipo Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo ONCE. Abre una ventana nueva.