Logotipo de UNIDAD PROGRESISTAProgreso digital

PROGRESO DIGITAL Nº 3 sabado, 21 de julio de 2012

 

UP informa

EVOLUCIÓN Y PROGRESO

José Luis Pinto Barroso, Secretario General Adjunto de Comunicación y Seguimiento de Programa Electoral de UP y Consejero General Coordinador para el Área Económica y Juego de la ONCE

Los afiliados y trabajadores de la ONCE y su Fundación están sufriendo, al igual que el resto de la ciudadanía, los efectos de una crisis, sin embargo, bajo el paraguas de esta casa pueden afrontar el futuro con esperanza. Una Institución que en los peores momentos económicos de España ha firmado en estos primeros seis meses 2.442 contratos para agentes vendedores entre fijos, temporales e interinos, una Institución que continúa priorizando sus recursos para seguir prestando servicios sociales, una Institución que lleva ajustando sus estructuras y optimizando sus gastos desde 2007, una Institución que evoluciona, una Institución que progresa.

Haciendo un mínimo esfuerzo, soy capaz de reproducir fielmente en mi memoria el sonido del claxon del “2 caballos” del lechero que hacía el reparto por las calles de un pueblo del norte de España en el que veraneaba de niño. De esa misma época, me viene a la cabeza ese olor entre dulce y ácido que te invadía las vías nasales al pasar cerca de la panificadora. Era finales de los años 70 cuando en pantalón corto corría a comprar piruletas y pipas a granel en un quiosco de madera del centro de mi calle. Coincide en el tiempo con aquel día en que mi padre nos mostró a toda la familia la mejor sonrisa para enseñarnos el Seat 127 que había adquirido, a plazos por supuesto, de un color verde botella intenso y que había elegido entre cuatro o cinco modelos que en aquel momento existían como alternativa. Ese coche llevaba todos los complementos, es decir, cinco puertas y una rueda de recambio.

Recuerdo, también, que al salir del colegio, estudiaba entonces EGB, nos juntábamos algunos compañeros para bebernos una coca cola de 2 litros entre todos y comernos una bolsa de patatas Risi. El envase de 2 litros de la coca cola era una absoluta innovación del momento, dado que era de plástico y que por primera vez veíamos tanto líquido efervescente en un solo recipiente. Muchas de aquellas tardes acababan con el aviso de la dueña de una tienda de lanas y labores que era de las pocas que tenía teléfono en el pueblo y que mi madre utilizaba de mensajera para convocarme raudo a la cena en el domicilio familiar.

Reconozco que estos son recuerdos maravillosos y que forman parte de lo que soy actualmente, pero cuando me siento sereno a pensarlo soy consciente de que esos tiempos nunca volverán y de que mi hijo nunca vivirá su niñez como la viví yo. Su entorno, sus circunstancias, sus tiempos, son otros. Todo ha evolucionado.

Hoy, mi hijo, al que localizo fácilmente a través del móvil, encuentra en la misma tienda la coca cola, las patatas, la leche, el pan y las golosinas. Además, el envase de 2 litros es un producto más de las mil ofertas de esa compañía: hay coca cola de 25 cl., de 33 cl., de ½ litro; hay coca cola zero, light, sin cafeína; se vende en los supermercados, en los hipermercados, en las tiendas de barrio, en los bares, en las gasolineras, en las tiendas de conveniencia y en millones de máquinas expendedoras. Me ahorraré enunciar las cientos de empresas que distribuyen patatas fritas o las innumerables compañías de productos lácteos y las infinitas condiciones y variedades de los mismos, o de destacar los lugares donde hoy puedes adquirir pan.

No voy a hacer tampoco, puesto que no cabrían en estas líneas, el listado de marcas y modelos de vehículos a motor que hoy hay en el mercado. Me sirve toda esta evocación biográfica para concluir, simplemente, que todo evoluciona. Nadie, ninguna persona, ningún colectivo, ninguna institución, ningún país o continente, por poderoso que sea, tiene la capacidad para detener la historia ni el proceso evolutivo de las cosas.

La ONCE no es inmune a la evolución. Las personas con discapacidad tenemos que adaptarnos a lo que nos rodea y tenemos que hacerlo rápido, puesto que el resto de la sociedad lo hace con limitaciones menores a las nuestras.

El mercado del juego también evoluciona, y después de la publicación de la Ley de Regulación del Juego en España, de junio de 2011, lo hace a una velocidad vertiginosa y hacia unos derroteros impredecibles.

La ONCE, como Institución social y como operador de juego, no está dentro de una burbuja que la haga inmune a las reglas del mercado. Bien al contrario, nos toca competir con contrincantes mucho más grandes y poderosos que nosotros, por eso hay que adelantar el paso y tomar decisiones antes de que lo hagan los demás. Imaginaos si nuestra cuota de mercado, que hoy es sólo del 7%, se ve reducida porque nuestros competidores han tomado medidas antes que nosotros. El espacio perdido sería casi imposible de recuperar.

La radio, ese medio de comunicación que ya escuchaba en mi niñez y que ha evolucionado tanto como el resto de cosas, puesto que en la actualidad hay millones de emisoras y puedes escucharla por Internet, en formato digital o utilizando otras tecnologías, y que sin embargo guarda su maravillosa esencia de origen, nos despierta cada mañana y nos acuna cada noche con pésimas noticias sociales y económicas.

El paro en nuestro país puede llegar a alcanzar los 6 millones de afectados; los ajustes económicos y las disminuciones salariales están a la orden del día; la pérdida de derechos sociales es, desgraciadamente, noticia habitual. Hoy, la crisis se ha convertido en un tema cotidiano, con lo que eso tiene de desesperanzador.

Los afiliados y trabajadores de la ONCE y su Fundación están sufriendo, al igual que el resto de la ciudadanía, los efectos de este deterioro socioeconómico que parece no tener fin, sin embargo, bajo el paraguas, que no burbuja, de esta casa con nombre de número pueden afrontar el futuro al menos con esperanza. Una Institución que en los peores momentos económicos de España ha firmado en estos primeros seis meses 2.442 contratos para agentes vendedores entre fijos, temporales e interinos, una Institución que continúa priorizando sus recursos para seguir prestando servicios sociales, una Institución que lleva ajustando sus estructuras y optimizando sus gastos desde 2007, una Institución que evoluciona, una Institución que progresa.

Unidad Progresista lleva años impulsando medidas y tomando decisiones encaminadas a asegurar la estabilidad institucional y, hasta hoy, eso es una realidad tangible. En momentos tan complicados como al principio de los años 90 se decidió la integración en la Seguridad Social con la oposición virulenta de los mismos que hoy pisotean cualquier decisión de la Dirección. Los mismos, por otra parte, que se han beneficiado, como el resto de compañeros y compañeras, de jubilaciones que están muy por encima de la media del país.

En la década del 2000 implantamos los terminales punto de venta, otro hecho que según los pitonisos malintencionados iba a provocar un empeoramiento en las condiciones de trabajo de los vendedores y un despido masivo de compañeros. También aullaron como lobos de pradera cuando pusimos en marcha los juegos activos e instantáneos. Quizás ahora se deberían preguntar qué situación tendría la ONCE sin TPVs, instantáneas o juegos activos.

Tenemos la obligación de seguir evolucionando para asegurar la supervivencia de nuestra casa. Hemos trabajado con intensidad para conseguir en el mercado nuestro primer juego europeo, pero aún así, el mercado dicta que si nos estamos quietos podríamos acercarnos demasiado al abismo.

En 2009 pusimos en marcha el canal complementario a nuestro canal principal, el de vendedores. Ahora toca incrementar la cartera de productos que se comercialicen por los canales físicos complementarios. Y toca hacerlo, y hacerlo ahora, porque los 53 nuevos operadores con licencia y LAE han empezado, lógica y legítimamente, a expandirse. Toca hacerlo, y toca hacerlo ahora, porque dimitir de la evolución y de las reglas del mercado nos dejaría fuera de juego y supondría un importante agujero en nuestra línea de flotación.

Entiendo los miedos de los compañeros y compañeras vendedores. Sin embargo, quiero trasladar un mensaje de tranquilidad, y lo hago no desde la hipótesis o el voluntarismo, sino desde la lógica y la razón que imponen los datos.

Dicho de otra manera, en este nuevo proyecto sólo hay dos cuestiones objetivas e irrefutables, todo lo demás son conjeturas y prejuicios, respetables desde luego, pero impregnadas de subjetividad y personalismo. Las únicas dos afirmaciones incontestables son, por un lado, el nuevo escenario competitivo dibujado por la Ley de Juego con la aparición de 53 nuevos operadores privados y la capitalización de LAE para financiar a las comunidades autónomas y, por otro, la realidad de que nuestros vendedores están creciendo en ventas sólo en los productos que conviven en los dos canales, es decir, los juegos activos, la lotería instantánea y los productos extraordinarios.

Ahí lo tenéis; el motivo y la oportunidad para incorporar el producto de viernes y de fin de semana a los CFC.

Huyendo de la infalibilidad, pero desde la convicción de que la decisión nos beneficia a todos; partiendo de la prueba demostrada de que los CFC no perjudican a nuestro canal principal; atendiendo a los mecanismos compensatorios acordados con la parte social; previendo el esfuerzo de expansión al que está obligada LAE y el resto de operadores privados; conociendo la dificilísima situación económica del país; todos los que formamos parte de Unidad Progresista tenemos que defender el proyecto con la responsabilidad y el compromiso necesarios.

UP tiene la obligación de tomar decisiones y por tanto corremos el riesgo de equivocarnos, pero, desde luego, nunca nadie podrá acusarnos de haber hecho la estatua cuando la situación requiere posicionarse con responsabilidad y valentía y poner en marcha medidas que aseguren nuestro futuro.

Es verdad, a partir de agosto los CFC comercializarán el producto de viernes y de fin de semana, pero la ONCE y su cupón, como la radio, guardarán siempre su esencia de origen como la mejor Institución prestadora de servicios sociales para personas ciegas y con otras discapacidades.

  • Logotipo Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo ILUNION. Abre una ventana nueva.