Logotipo de UNIDAD PROGRESISTAProgreso digital

PROGRESO DIGITAL Nº 51viernes, 13 de marzo de 2020

 

UP informa

MANIFIESTO UP DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 2020

Comisión de Igualdad de la Ejecutiva Estatal

El color violeta nos favorece, ¡¡Súmate a la defensa activa por la igualdad de oportunidades!!, ¡¡En UP contamos contigo, contamos con todas y todos!!

Mujeres UP.jpg

Un año más, el día 8 de marzo, las mujeres y hombres de UP unimos nuestras voces y voluntades para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y reivindicar su participación activa en la vida y en la sociedad, porque forman parte importante de esta última.

Estamos en el siglo XXI, pero seguimos arrastrando las desigualdades históricas que conlleva ser mujer, y creemos que ha llegado el momento de poner fin a esta desigualdad, animando a todas las personas con las que nos relacionamos desde UP a que se sumen a esta defensa de la Igualdad de Oportunidades, con independencia del sexo, la identidad sexual o la presencia de discapacidad.

Llevamos muchas décadas luchando por una igualdad no alcanzada, sobre todo cuando hablamos de mujeres con discapacidad, y desde UP estamos convencidas y convencidos de la necesidad de seguir trabajando codo con codo para conseguirlo, más pronto que tarde.

No obstante, las mujeres de Unidad Progresista somos afortunadas, pues compartimos con nuestros compañeros valores como el respeto hacia todas las personas, que identifican la esencia de nuestra Asociación. Sin embargo, fuera de este entorno la mujer (y especialmente si tiene discapacidad), no disfruta de las mismas oportunidades.

Las mujeres y hombres de UP apostamos firmemente por un cambio de la sociedad en la que vivimos, y reivindicamos que ese cambio se haga visible ya, sin esperar a que pasen otras tantas décadas ni a que lleguen las siguientes generaciones. Debemos mirar hacia delante y empezar a actuar ya.

Por su parte, son las administraciones públicas quienes tienen capacidad para impulsar y aprobar iniciativas que provoquen cambios; cambios que nos incluyan a todas y todos, y que beneficien especialmente a las mujeres con discapacidad, por encontrarse en situación de especial vulnerabilidad.

Comencemos ya a trabajar para que la Agenda 2030 sea una palanca más para conseguir la igualdad de oportunidades, tal como recogen, principalmente, los ODS 5 y 10, que aluden a la necesidad de conseguir dicha igualdad y a la erradicación de cualquier tipo de discriminación.

Cada 8 de marzo conmemoramos la incesante lucha de una parte importante de la sociedad por tener las mismas oportunidades y derechos que los hombres, y reconocemos públicamente que algo tan “sencillo” todavía no ha sido conseguido, sin saber muy bien por qué. En definitiva, estamos hablando de la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales, que se traducen en recibir el mismo salario por la realización de igual trabajo, en no ser discriminadas por razón de género, o en dejar de demostrar eternamente que, a pesar de ser mujer, puede ser igual de competente que su compañero, e incluso puede equivocarse y no deberse al género.    

Todo esto lo defendían ya los Movimientos Feministas de la segunda mitad del siglo XIX, en plena Revolución Industrial, pues ya entonces la mujer era consciente de su desigualdad y del trato vejatorio que recibía, y lo manifestaban saliendo a la calle para alzar su voz y reclamar sus derechos. Así llegamos al siglo XX, y tanto los derechos que se demandaban como la forma de hacerlo a través de marchas públicas seguía absolutamente vigente, tanto en nuestro país como en el resto de Europa. Y en el siglo XXI esta reivindicación externa está más viva que nunca, si bien llama la atención que, dos siglos después, sigamos reclamando cosas parecidas.

En 1908, 159 mujeres perdieron la vida porque el edificio en el que trabajaban (la Industria Textil Cotton de Nueva York) fue incendiado intencionadamente por el dueño, cuando se declararon en huelga debido a las malas condiciones laborales. En 2020 no concebiríamos que algo así suceda, pero..., ¿son iguales las condiciones y oportunidades laborales para todas las personas?

Cuentan que el humo generado por el incendio de aquella fábrica textil era de color violeta porque las mujeres estaban trabajando con telas de ese color. Más de un siglo después, si miras al cielo con ojos de mujer verás que sigue teñido de violeta.

Kilos de papel y ríos de tinta dan cuerpo a documentos, Convenciones y Tratados que defienden los derechos humanos, y más concretamente los derechos y la dignidad de la mujer, pero si miras al cielo..., continúa teñido de violeta.

Por ello, las mujeres y hombres de Unidad Progresista nos sumamos a la apuesta por un cambio efectivo e inmediato de esta situación, y conmemoramos el Día Internacional de la Mujer con la firme convicción de que dicho cambio es posible y necesario. Es el momento de eliminar las etiquetas que nos identifican ante los demás, sólo por el género o la discapacidad. Ambas son características que nos acompañan, pero ninguna de ellas por sí sola define o limita lo que podemos hacer en la vida y en la sociedad.

 

 

  • Logotipo Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo ONCE. Abre una ventana nueva.